Es común enfermarnos en ciertas temporadas del año, por factores como el cambio brusco del clima, por el ambiente en que nos encontramos o simplemente por contar con las defensas bajas de nuestro cuerpo, estas son razones que aumenta la probabilidad de que nuestro cuerpo se encuentre indispuesto.

Automedicarse no es recomendable, pero es cierto que la mayoría de personas opta por esta opción, quizás por tratarse de enfermedades cotidianas a las cual ya estamos acostumbrados o que en algún momento ya hemos consultado con nuestro médico, ¿pero qué debemos hacer cuando se trata de un niño? Medicar a un niño parece sencillo, pero requiere ciertos cuidados, sobre todo cuando vayas administrarle medicamentos OTC o de venta libre.

Hoy queremos compartir contigo 10 consejos que debes tener en cuenta antes de suministrarle algún medicamento a tu hijo/a cuando se encuentre con algún malestar.

  1. Asegúrate de tener medicamentos especiales para niños. Recuerda en estos casos el niño no debe ser considerado como una persona pequeña, y que por lo tanto si un adulto toma una pastilla X, no debemos darle media o un cuarto, y listo.
  2. Más dolor no significa más medicamentos. Respeta las cantidades y frecuencia que indica la etiqueta del producto o que le indicado el médico. Que aumentes la dosis y la frecuencia no quiere decir que va mejorar más rápido, es posible que su salud pueda empeorar y que se pueda intoxicar.
  3. Utiliza un buen medidor. Cuando compras un medicamento este incluye un medidor propio, utiliza ese o uno equivalente para darle las dosis adecuadas.
  4. Controla las cantidades. La cantidad requerida para cada niño dependerá de su peso y tamaño.
  5. ¡cuidado con la interacción de medicamentos! Mezclar los medicamentos con otro tipo de medicina, suplemento o hierbas, puede causar reacciones no deseadas.
  6. Conservar lo medicamentos siempre en lugares secos y frescos, mantenlos fuera del alcance de los niños, y una vez que tu hijo termine el tratamiento desecha lo que haya sobrado.
  7. Corrobora las fechas de vencimiento. Ya sea cuando se trate de algún medicamento en casa o de uno que estés por comprar, siempre revisa que no esté vencido.
  8. Organiza los medicamentos. Sobre todo si tienes más de un hijo, lo ideal es que anotes en el envase a quien pertenece el medicamento y como administrarlo.
  9. Termina el tratamiento. No suspendas el tratamiento que te dio el medico tan pronto tu hijo comience a sentirse mejor, ya que en algunos casos puede ser peor y los niños pueden tener una recaída posterior.
  10. Los niños no pueden tomar aspirina. Nunca le des este medicamento a tu hijo, especialmente cuando tengan una enfermedad causada por un virus (como la influencia y la varicela), ya que puedes ocasionar una condición llamada síndrome de reyes, que hasta puede poner al niño en peligro de muerte (los síntomas incluyen náuseas, vómito y un cansancio extremo, que pueden llevar incluso a que caigan en coma y dejen de responder.
Anuncios